http://www.sbotanica.org.ve/images/logosvbweb.gif

 

Una breve semblanza acerca de la Sociedad Botánica de Venezuela
Efraín Moreno, Irene Fedón y Diego Diamont


Inicios de la Sociedad...

Los inicios de la Sociedad Botánica de Venezuela pueden situarse a finales de los años sesenta, cuando un grupo de científicos, entre ellos Tobías Lasser, Leandro Aristeguieta, Ramón Aveledo Ostos y Enrique Tejera, conversan de manera informal, en los espacios de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales, ubicada para ese entonces en la Avenida Páez de la Urbanización El Paraíso, en torno a la idea de agrupar a los profesionales y aficionados de la Botánica en Venezuela.

Algunos años antes, en 1943, el Instituto Pedagógico Nacional ofrecería al país su primera promoción de profesores; algunos de los cuales ya con una aval académico, se dedicaron a la enseñanza de la “ciencia amable” de Linneo. Pocas décadas después, se habían formado nuevos institutos de formación docente en distintas regiones del país, incrementando por supuesto el número de profesionales en la enseñanza de la botánica. En 1953, el gobierno de la época autorizó el funcionamiento de la Universidad Católica Andrés Bello, desde la cual se formarían Licenciados en Educación mención Biología, algunos de los cuales se dedicaron a la actividad de docencia e investigación en botánica. 
De forma que para fines de los años sesenta, ya había un número significativo de botánicos y profesores de esta disciplina trabajando en distintas regiones del país. Quisimos escapar a la tentación de nombrar a estos profesionales, hombres y mujeres muy valiosos, muchos de los cuales nos privilegiaron con sus enseñanzas y nos ofrecieron su ejemplo como investigadores; seguramente, podríamos incurrir en el olvido de algunos de ellos. De cualquier forma, ya era hora de que se agruparan, porque cada quien “estaba por su lado”, por lo común se desconocía la labor que los otros hacían en el área de la Botánica, y no era raro que se duplicaran investigaciones con la consiguiente pérdida de esfuerzos, tiempo y dinero. Regresamos así, al comienzo de nuestra historia.


En alguna de las primeras reuniones entre los notables científicos que concibieron la idea de crear la Sociedad Botánica de Venezuela, se acordó que la misma tendría como objetivo fundamental, estimular, promover y difundir el conocimiento botánico en todos sus niveles, a través de la enseñanza, la investigación, así como incentivar la protección de los ecosistemas en general y particularmente, la flora de los mismos. Indudablemente, que un objetivo de esta magnitud sólo podría alcanzarse segregándolo en objetivos más pequeños o metas más concretas, de forma que su logro pudiera ser mensurable, como por ejemplo: organizar y auspiciar reuniones científicas. De hecho, tal objetivo viabilizado a través de la promoción y organización de los Congresos Venezolanos de Botánica, se convirtió en el “leiv motiv”  de la Sociedad; llegando a adquirir una fuerza tal que desplazó a la tarea si se quiere inicial, de establecer los estatutos de la Sociedad y registrarla legalmente. Se formó, no obstante, una junta directiva provisoria, liderada por el Dr. Tobías Lasser, seguramente el botánico de mayor renombre para comienzos de los años setenta y quien fuera discípulo de Henri Pittier.

En 1971, se cumplían 40 años de la fundación de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales, y que mejor homenaje a ese onomástico que realizar en su nombre el Primer Congreso Venezolano de Botánica. Para este evento se acordó designar como Coordinador al Dr. Leandro Aristeguieta, quien rápidamente acudió a sus compañeros del Personal Docente de la Escuela de Biología de la UCV, quienes de manera entusiasta decidieron acompañarlo en esa aventura. Por cierto, que este primer Congreso se realizó con todo éxito en la sede de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales; allí, el Dr. Lasser ofreció un discurso en el cual recordaba a los botánicos, que con su esfuerzo permitieron que hubiese mucho que contar en Venezuela, en esta área del conocimiento. Realmente, había tanto que decir sobre la botánica en un país tropical y caribeño como el nuestro, que se entendía la necesidad de realizar un segundo congreso y seguramente muchos más, por lo menos cada dos años.

La Sociedad Botánica de Venezuela ha venido acompañando a los Congresos de Botánica, como un ave que cuida de sus crías. De hecho, los Congresos de Botánica son la expresión máxima de las actividades de la Sociedad. Cada vez que termina un Congreso se designa la ciudad donde se realizará el siguiente, y allí en poco tiempo, se escoge entre los botánicos de la región al nuevo Coordinador del mismo y a una nueva Directiva de la Sociedad Botánica. Se han realizado hasta el momento, 19 Congresos Venezolanos de Botánica (Ver Cuadro).

El vínculo de la Sociedad Botánica y los Congresos de Botánica, semeja a una relación filial abnegada, como la de una madre con un hijo único; pero es necesario aclarar que la Sociedad Botánica o las Seccionales de la misma que se han creado en diversas regiones del país, han tratado de tener más “hijos”; entiéndase, eventos diferentes como Conferencias, Coloquios, Foros, Cursos y Talleres; pero ello no ha sido posible. Y aquí tenemos que aceptar que, de manera general, ha sido muy limitado el compromiso de los botánicos venezolanos con la Sociedad que los agrupa; es muy baja la participación en eventos diferentes a los Congresos, y es por ello que pareciera que la Sociedad no existiera y de que de repente renace como la mitológica “ave fénix”, cada dos años, cuando se realizan los Congresos de Botánica.

Caracas, 26 de marzo de 2012

Actualmente...

 

 

Asociación Venezolana de Herbarios

 

ESPECIES ENDÉMICAS DE VENEZUELA

 

Revisa tu correo de la SBV

 

Cómo pertenecer o actualizarte en la SBV

Contáctanos

 

Derechos de propiedad reservados. Comentarios y correcciones a sbv_webmaster @ sbotanica.org.ve
Encargados de la Página Irene Fedón y Diego Diamont
Creada 2012/ Actualizada Febrero 2016